También conocida como la dieta cetogénica, es aquella con  bajo contenido en carbohidratos (20-50 g. al día) y muy alto en grasas lo que induce un cambio en la fuente principal de energía y en el estado metabólico.

El cuerpo, en ausencia de los carbohidratos suficientes como combustible (glucosa), agotará las reservas de glucógeno y la principal fuente de energía pasará a ser la utilización de grasas en el hígado, obteniendo como resultado los llamados cuerpos cetónicos (cetonas) que distribuirá, como nutriente, al cerebro, los músculos y resto de órganos.

¿Quién puede seguir una dieta keto y en qué casos no está recomendada?

La cetosis es un estado en el que estamos forzando al organismo a actuar en una situación excepcional de emergencia, como en el ayuno. Si una dieta saludable consiste en consumir una gran variedad de alimentos de forma equilibrada, priorizando las verduras, frutas y legumbres, parece obvio que la dieta keto tiene sus riesgos y que no es válida para todo el mundo.

La dieta keto no está recomendada para personas con problemas de riñón, hígado o páncreas o con problemas cardiacos. Asimismo, se desaconseja seguir esta alimentación a largo plazo, ya que es muy desequilibrada. Puesto que  no sería una dieta adecuada para mantener el peso, y puede provocar efecto rebote.

¿Qué alimentos se pueden consumir?

Una dieta cetogénica consiste, sobre todo, en obtener las calorías de alimentos grasos y algunas proteínas. Entre los alimentos más consumidos destacan:

  • Todo tipo de carnes, incluyendo carnes rojas.
  • Pescados y mariscos, especialmente azules.
  • Huevos, incluyendo la yema.
  • Lácteos enteros, prefiriendo los más grasos (nata, crema, quesos curados) y limitando la leche.
  • Cacao y chocolate puro sin azúcar.
  • Palta.
  • Frutos secos ricos en grasas.
  • Coco y sus derivados (leche, aceite, harina).
  • Aceites vegetales (de oliva, colza, girasol, de semillas).
  • Semillas enteras o molidas (lino, calabaza, girasol, chía, amapola, sésamo)
  • Cremas y patés vegetales de frutos secos (mantequilla de mani, de almendras).

VENTAJAS

  • Menos riesgo de enfermedades cardiovasculares: aumenta el colesterol “bueno” HDL, disminuye los triglicéridos, mejora la presión arterial.
  • Mejora de la sensibilidad a la insulina y podría ayudar al control de la diabetes
  • Mejora de enfermedades mentales
  • Mayor efecto de saciedad e inhibe el apetito

DESVENTAJAS:

  • Dificultad para la adherencia a la dieta
  • Poco aporte de vitaminas y minerales
  • Poca ingesta de fibra, produciendo estreñimiento
  • Mal aliento
  • Cansancio y fatiga

Finalmente se ha visto que la dieta keto y la dieta convencional (controlada en grasas y carbohidratos) son efectivas para reducir de peso, la diferencia destaca que en una dieta convencional se incluyen todos los tipos de alimentos y nutrientes, mejorando hábitos alimentarios que los pueda mantener en el tiempo. No olvides que un nutricionista es el profesional adecuado en temas de alimentación, quien realizará tu dieta de acuerdo a tus necesidades.

Lic. Steve Gómez

CNP 5004

Bibliografía

CLOSE
CLOSE