La obesidad infantil se ha convertido en un problema de proporciones epidémicas, el comer excesivamente, la falta de ejercicio y el estilo de vida sedentaria trae como consecuencia la obesidad, y un mayor riesgo de mortalidad, así como al desarrollo de diferentes problemas mencionados a continuación:

– Diabetes Mellitus

– Hipertensión, colesterol, y enfermedades cardiovasculares

– Problemas con los huesos y articulaciones

– Dificultades para desarrollar algún deporte u otro ejercicio físico debido a la dificultad para respirar y al cansancio.

– Alteraciones en el sueño

– Madurez prematura. Las niñas obesas pueden entrar antes en la pubertad, tener ciclos menstruales irregulares, entre otros.

– Baja autoestima, aislamiento social, discriminación.

– Trastornos que derivan en bulimia y anorexia nerviosas

– Problemas cutáneos               

En el niño obeso el comer es una forma de reducir la ansiedad, y si se transforma en algo habitual con el tiempo se aumentará más de peso, estableciendo un círculo vicioso donde la ansiedad se reduce comiendo. Se considera de fundamental importancia la familia ya que una dinámica familiar disfuncional conduce a la obesidad. El tratamiento de la obesidad debe ser multidisciplinario.

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES

Los padres son los que compran los comestibles, cocinan los alimentos y deciden dónde se comen los alimentos. Por más pequeños que sean los cambios, pueden significar una gran diferencia en la salud de tu hijo.

  • Durante la compra de los alimentos, elija frutas y verduras. Evite los alimentos procesados como galletas dulces y saladas, comidas preparadas ya que suelen tener un alto contenido de azúcar, grasas y calorías.
  • Limite el consumo de bebidas azucaradas, gaseosas y jugos procesados de frutas, porque pueden generar que el niño sienta demasiada saciedad y le impida ingerir alimentos más saludables.
  • Limite el consumo de comida rápida.
  • Siéntense todos juntos en las comidas familiares. Debe convertirse en un momento para compartir novedades y contar historias. Eviten comer  frente a la TV, pantallas de computadoras o de videojuegos, que pueden llevar a comer con prisa y disminuir la atención sobre la cantidad que se consume.
  • Las porciones para los niños debe ser adecuado, no necesitan tanta comida como los adultos. Permita que su hijo solo se alimente hasta sentir saciedad, aunque ello implique dejar comida en el plato.
  • Para alcanzar y mantener un peso saludable la actividad física es importante en los niños. Quemar calorías, fortalece los huesos y los músculos, y ayuda a que los niños duerman mejor por la noche y estén más alerta durante el día.

Lic. Carla Valdivia

Nutricionista LAIN

BILBIOGRAFIA:

Tejada, C. Intervenciones dietéticas efectivas para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad infantiles. España 2018.

https://www.guiainfantil.com/salud/obesidad/consecuencias.htm (2017) 

CLOSE
CLOSE