Los cultivos biofortificados son aquellos que han sido sometidos a técnicas de fitomejoramiento para incrementar su contenido nutricional, con el fin de mejorar la nutrición de quienes los consumen.

Mediante el fitomejoramiento moderno se desarrollan cultivos más nutritivos y con mejores características agronómicas como mayor rendimiento, resistencia a plagas y enfermedades y/o tolerancia a estrés en condiciones de sequía.

Todo esto se traduce en una mayor nutrición y mejor seguridad alimentaria. No se trata de cultivos transgénicos, sino que se aumenta el valor nutricional en los cultivos o alimentos, mejora los aspectos agronómicos de los cultivos y procura una mejor salud en los consumidores.

El fitomejoramiento es una serie de técnicas que aprovechan la variabilidad existente en las diferentes variedades de las especies cultivadas respecto a su contenido de micronutrientes, para aumentarlos en los cultivos.

Por ejemplo, se cruzan variedades con características que interesan al agricultor (como el alto rendimiento, o la resistencia a las plagas y a la sequía) y al consumidor (color, sabor, tiempo de cocción) con incremento en su contenido nutricional (hierro, zinc, beta-caroteno, triptófano y lisina), para obtener variedades con todas esas características deseables.

Existen resultados favorables por el consumo de cultivos biofortificados; el arroz biofortificado con hierro ha mejorado los índices nutricionales. Ese estudio se llevó a cabo con religiosas de las Filipinas. Un grupo de ellas consumió diariamente, durante 9 meses, un arroz biofortificado cuyo contenido de hierro era 5 veces mayor que el de una variedad local no biofortificada. El otro grupo de religiosas consumió arroz local no biofortificado durante el mismo período. En el primer grupo (arroz biofortificado), el consumo de hierro proveniente del arroz fue de 1.79 mg/día por persona, que no es comparable con el de 0.37 mg/día por persona presentado por el grupo que consumió el arroz no biofortificado. No hubo diferencias en la concentración de hemoglobina entre los dos grupos. Sin embargo, las concentraciones de ferritina y de hierro total fueron mayores en el grupo de religiosas no anémicas cuyo nivel de hierro era el más bajo respecto al nivel de base y que consumieron la mayor cantidad de arroz biofortificado. En otras palabras, el mayor consumo de arroz biofortificado mejoró el índice nutricional del hierro en las mujeres que más necesitaban de este elemento.

Fuente Bibliográfica:
http://bvs.minsa.gob.pe/local/minsa/1410-3.pdf
http://www.fao.org/tempref/codex/Meetings/CCNFSDU/ccnfsdu36/nf36_11s.pdf

Lic. Steve Gomez
CNP 5004
Nutricionista LAIN

CLOSE
CLOSE