El hipotiroidismo resulta de la deficiente producción de hormonas tiroideas o de un defecto en la actividad del receptor de las mismas. Estas hormonas regulan el metabolismo y el consumo calórico de los diferentes órganos. El hipotiroidismo afecta más frecuentemente a mujeres, incluso 2% de las mujeres adultas, y con menor frecuencia a los hombres, de 0.1 al 0.2%

Entre las manifestaciones más frecuentes de esta enfermedad encontramos el aumento de peso, fatiga, astenia, somnolencia, depresión, estreñimiento, intolerancia al frío, dolores articulares, piel seca, cabello quebradizo y seco que se cae fácilmente y calambres.

La causa más común de hipotiroidismo en adultos es la enfermedad de Hashimoto, pero también puede ser causado por tratamiento con yodo radioactivo o cirugía de la tiroides, entre otras causas.

¿Cómo ocurre la alteración metabólica?

En el hipotiroidismo acontece un enlentecimiento y disminución del metabolismo corporal. El apetito e ingestión de alimento disminuyen, pero ocurre un aumento de peso por retención de agua y sal y acumulación de grasa.

Existe un incremento gradual en las concentraciones de colesterol y triglicéridos en ayunas. Además se observa un estado de resistencia a la insulina con disminución en la captación de glucosa por el músculo y el tejido adiposo.

El tratamiento del hipotiroidismo consiste en la administración de hormonas tiroideas por vía oral, y debe ser controlado periódicamente por el médico endocrinólogo.

La alimentación de personas que padecen esta enfermedad y desean bajar de peso no debe ser tan restrictiva, sin embargo algunos vegetales no son adecuados para esta patología como el brócoli, la coliflor, las coles, semillas de linaza, el maíz, los cítricos (naranja, limón, lima), el nabo, el melón y la palta.

Los alimentos recomendables son la sal yodada, el membrillo, el ajo, las algas marinas, el pescado, las uvas frescas, los rábanos y las peras.

Es imprescindible realizar una alimentación equilibrada y variada en la cual se debe realizar 5 comidas al día no abundantes y evitar saltarse las comidas principales. Utilizar formas de preparación con poca grasa como la plancha, el horno, el hervido, el vapor o el papillote y evitar fritos, rebozados, guisos, empanados y conservas en aceite. Se debe evitar alimentos ricos en grasa y azúcares y por otro lado consumir más alimentos ricos en fibra.

Lic. Steve Gómez.

CNP: 5004

Nutricionista LAIN

Bibliografía:

http://cmim.org/boletin/pdf2010/MedIntContenido05_08.pdf

https://www.endocrino.org.co/wp-content/uploads/2015/12/Hipotiroidismo.pdf

http://clinicadenutricionmadrid.es/recomendaciones-nutricionales-para-pacientes-con-hipotiroidismo/

 

CLOSE
CLOSE