El cuerpo  humano no  almacena el agua,  por eso, la  cantidad que perdemos  cada  día  debe  restituirse  para  garantizar  el  buen funcionamiento del organismo.

Gran  parte de  nuestro cuerpo  es agua, ésta  es importante porque regula  la  temperatura de nuestro  cuerpo, transporta  nutrientes  y elimina desechos.

Según  la  Organización  Mundial  de  la  Salud  (OMS)  y  la Autoridad  Europea  de  Seguridad Alimentaria (EFSA)  la mejor manera de hidratarse es tomando agua.

El consumo de agua debe ser a partir de los seis meses, se puede iniciar el consumo de 30-60 mL de agua simple al día, incrementado progresivamente.

Requerimiento diario de agua de acuerdo con la edad

Edad mL/Kg Total(L)
1mes -1 año 100-150 0.6-1.0
1-3 años 100-120 1.0-1.4
4-8 años 80-100 1.5-1.8
Niños  
9-13 años 50-70 1.9-2.5
14-18 años 50 2.6-3.3
Niñas  
9-13 años 50-60 1.9-2.1
14-18 años 50 2.2-2.5

Para un adulto, la ingesta de agua recomendada en condiciones normales  es de alrededor  de 2 litros diarios, pero esta cantidad puede ser muy superior en caso de clima adverso (mucho calor) o durante la práctica de una actividad física intensa.

En la realización del ejercicio es importante hidratarse antes, durante y después del ejercicio. Es  recomendable  beber  500  ml dos  horas  antes  del  ejercicio, entre 100 – 150 ml cada 15-20 minutos durante el ejercicio, y 500 ml después del ejercicio.

Existen  diversos tipos  de agua embotellada: mineral,  de  mesa,  de  manantial  y mineralizada, todas  son  potables.  Sin  embargo   el   Agua   Mineral   Natural    es   la   bebida   idónea  para  hidratarse  antes , durante  y  después  de   practicar   deporte ,  por   su   pureza,  por  ser microbiológicamente sana y por mantener una composición mineral constante.

La sensación    de    sed    es   un   síntoma   de   alerta  que  activa nuestro   propio  organismo para indicarnos que el cuerpo está deshidratado. No debemos esperar a tener sed, porque ésta no aparece hasta que se ha perdido un 1 ó 2% del agua corporal,  es  decir  cuando ya estamos deshidratados y el rendimiento ha comenzado a disminuir.

Los riesgos de la deshidratación son cansancio, debilidad, taquicardia, calambres musculares, somnolencia, vómitos y escasa orina y de un color un tanto oscura.

Recuerda mantenerte hidratado para mejorar las funciones de tu cuerpo.

Lic. Judith Soto

CNP: 5503

Nutricionista LAIN

http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112011000100003

http://institutoaguaysalud.es/la-importancia-de-la-hidratacion-en-la-actividad-fisica/

http://www.medigraphic.com/pdfs/inper/ip-2013/ips131c.pdf

CLOSE
CLOSE