Llevar una buena alimentación es un factor importante en el tratamiento de la diabetes tipo I y puede resultar uno de los aspectos más difíciles de seguir para los pacientes. Existe una serie de recomendaciones que permiten individualizar el plan alimenticio.

Es importante aclarar que no sólo el azúcar sube la glucosa, sino todos los alimentos que contienen diferentes tipos de carbohidratos.

El plan de alimentación en la diabetes tipo I debe establecer cuánto y qué tipos de alimentos se pueden elegir, debe ser individualizado, variado y equilibrado.

En la planificación de las comidas, tienen relevancia las legumbres por el alto contenido en fibra y proteínas y la carne de pescado, fuente de ácidos grasos buenos, pueden incluirse en promedio 4 veces por semana. Otro grupo importante son las verduras, principalmente hojas verdes y los cereales integrales, son recomendables en esa misma frecuencia.
Debido a que los carbohidratos influyen sobre los niveles de glucosa, es importante consumir cereales, frutas y verduras que incrementan la glucemia de manera más lenta, en vez de cereales refinados o bollerías, pan blanco y pastas que generan una elevación más rápida.

La administración de insulina debe copiar la forma de secreción de insulina que posee una persona sin diabetes para mantener estable la glicemia entre comidas.
El paciente debe conocer que alimentos aportan mayor o menor cantidad de carbohidratos, por ello importa el conteo de carbohidratos que se ingiere en cada comida, para administrar la dosis necesaria de insulina.

En general la persona con diabetes debe cumplir las siguientes recomendaciones:
• Comer gran variedad de alimentos que no falte menestras, tomate, cítricos, pescado, nueces.
• Mantener un peso estable.
• Evitar el consumo en exceso de grasas de origen animal.
• Elegir el aceite de oliva en sus preparaciones.
• Comer suficientes, pero no demasiados, alimentos que contengan harinas (pan, pasta).
• Limitar el consumo de azúcares (azúcar, miel).
• Distribuir la comida de todo el día en 5 – 6 ingestas.
• Consumir preferiblemente lácteos descremados.

Finalmente, algunos consejos para la preparación de los alimentos:
• Retirar la grasa visible de la carne y la piel de pollo antes de cocinarlos.
• Evitar frituras, rebozados, conservas en aceite, salsas, harinas.
• Cocinar a la plancha, horno, brasa, vapor o hervido.

REFERENCIAS:
• http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112012000400010
• https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/diabetes/informacion-general/nutricion-alimentacion-actividad-fisica
• https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/diabetes/in-depth/diabetes-diet/art-20044295

Lic. Astrid Moreno.
C.N.P: 6639
Nutricionista LAIN

CLOSE
CLOSE